Blog lila

LA MATÉ PORQUE ERA PUTA

b_380_0_16777215_00_images_puta.jpgUn hombre con delirios de grandeza y afición por las artes marciales ha matado a dos mujeres en Bilbao. Y puede que sean muchas más.

La reacción social ha sido alentadoramente masiva, para lo que es habitual en los asesinatos de mujeres.

Han reaccionado las organizaciones feministas, como siempre, pero también las de personas inmigrantes (las dos mujeres asesinadas lo eran) y las de apoyo a las mujeres que trabajan en prostitución (parece que las dos mujeres lo hacían). Y, sobre todo, han reaccionado -como nunca- los medios de comunicación.

La historia tenía componentes suficientes como para despertar el morbo y cargar los depósitos de gasolina de las unidades móviles de medios locales y estatales.

Todos se han detenido en los detalles, pero pocos en la pregunta: ¿por qué las ha matado?

Pues porque eran putas. Y a las putas, nadie las echa de menos, nadie las protege, nadie las reclama. Las mujeres que trabajan en la prostitución, ni siquiera son contabilizadas en las estadísticas de violencia machista, cuando son asesinadas. Porque no son mujeres, son putas.

¿Y por qué son putas? Pues porque viven en un sistema patriarcal que considera que los hombres pueden pagar a las mujeres para que ellas hagan cobrando lo que no harían gratis. Y hay hombres que consideran que, a las mujeres que hacen cobrando lo que no harían gratis, se les puede hacer todo lo que se quiera. Incluso lo que ellas no quieran hacer, ni cobrando.

Y porque son pobres, y viven en un sistema en el que las opciones laborales para las mujeres son cada vez más reducidas y más precarias, y algunas eligen comercializar sus prácticas sexuales. Y otras no lo eligen, pero lo hacen.

Y porque son inmigrantes, y no contar con las credenciales burocráticas que te hacen una “ciudadana”, es la garantía para estar expuesta a todas las vulnerabilidades que este sistema, que se alimenta de la desigualdad, ha construido.

Las mató porque hay hombres que odian a la mujeres. Y para un hombre que odia a las mujeres es mucho más fácil matar a una mujer desprotegida por las leyes, que carece de red social o familiar. Pero, si pudiera, nos mataría a cualquiera. Aunque no seamos negras, ni putas, ni pobres. Porque somos mujeres.