Blog lila

MACHOS FALLIDOS

images.jpgSon esos que no tienen en cuenta tu opinión, los que te miran como si necesitaras protección, los que te tratan con condescendencia. Son los que creen que necesitas permiso, refrendo.

Son los que te violan con la mirada, los que te entran sin esperar tu receptividad, los que insisten cuando les rechazas, los que quieren convencerte de lo que te gusta...

Son los que creen que un coño huele mal, los que les da asco la regla, los que huyen de cuidarte, los que no saben acariciarte.

Son los que se sienten intimidados por tu fortaleza, son los que se asustan de su debilidad, son los que no reconocen su miedo, y desprecian el tuyo.

Son los que creen que un “no” tiene matices, los que creen que hay “tipos de mujeres”, los que se creen la cura del lesbianismo. Son los que se ríen en grupo de las mujeres, los que no se han enterado de que nos da miedo cruzarnos con ellos por la calle, de noche. Son los que valoran más su seguridad que tu libertad, los que tienen una opinión sobre todo, los que saben lo que te conviene. Son los que sólo te valoran por fuera, son los que te desprecian por tu aspecto.

Son los que creen que conducen mejor que tú, los que creen que necesitan follar más que tú, los que necesitan ganar más dinero que tú. Son los que creen estar haciendo algo extraordinario cuando se limpian sus propios platos, o cuidan a sus propios hijos.

Son los que creen que el feminismo puede esperar, que va después del anticapitalismo, el socialismo, la independencia, el cambio climático, el antimilitarismo, el ateismo, la lucha obrera, o la lucha que sea. Son los que te cuestionan cuando les explicas que sientes cada día el patriarcado como una valla electrificada a tu alrededor, los que creen que no les afecta como víctimas, pero tampoco se sienten interpelados como verdugos.

Son los que se burlan de los que no son como ellos, son los que se asustan de los que no son como ellos.

No son todos. Ni siquiera son tantos. Ni son tan fuertes. De hecho, cada vez son menos. ¿A qué esperamos para destruir su tranquilidad?