Taller de desprincesamiento

En el siglo XXI las mujeres ya no pasamos la vida en una torre, esperando que un príncipe nos rescate... Pero existen muchas dinámicas sociales que nos empujan a aspirar a ser "princesas".

 

taprincesa.jpg

La imposición de un canon de belleza imposible, la construcción de una idea de amor romántico que nos hace desiguales, la visión de la soltería como un estado carencial, la subordinación de nuestros deseos a los de las otras personas, la falta de reconocimiento a nuestro trabajo en casa y en el mercado... Son cuestiones que nos perpetúan como eternas pasivas, que continúan poniéndonos dificultades para decidir sobre la vida que queremos llevar.
En el taller, trabajamos cómo afectan estás dinámicas a nuestra vivencia de lo que significa ser mujeres y planteamos herramientas para que cada cual tenga la libertad de ser la mujer que quiera ser.

El taller se plantea estructurado en 4 bloques temáticos, a cada uno de los cuales dedicamos 5 sesiones:

  •  El ideal de belleza que se nos impone a las mujeres, y los intereses ocultos que hay detrás de él, así como las consecuencias personales y sociales de la imposibilidad de alcanzarlo.
  • La construcción sociocultural del amor romántico, que nos hace entender la complementariedad como excusa para la desigualdad y que permite que nos veamos envueltas en relaciones que nos restan autonomía personal y libertad.
  •  La división sexista del trabajo, que nos responsabiliza desde la culpa de las tareas de cuidados, las menos valoradas y peor remuneradas, y nos posiciona en un papel secundario y precario en el mercado del empleo
  •  Nuestra relación con el deseo, y la incapacidad que se nos ha impuesto para reconocer y satisfacer nuestros propios deseos, en contraposición con la tendencia a adelantarnos a la satisfacción de los deseos ajenos.