Artículos

TU VIDA NO ES NORMAL, Y LO SABES

b_380_0_16777215_00_images_ama-de-casa.jpgSi osas ir sola por la calle de noche, lo haces con miedo, escrutando las esquinas y con las llaves en la mano. Si te encuentras con un hombre en un garaje, en un ascensor, en una calle oscura, te asustas. Si te gritan por la calle una opinión sobre tu cuerpo, no contestas aunque te moleste, por miedo.

Si te miran el escote, te tapas el pecho, si te llaman gorda odias tu cuerpo. Si no te cabe la ropa, odias tu cuerpo. Si tienes que desnudarte, odias tu cuerpo. Si no odias tu cuerpo, debe ser que le dedicas a eso mucho tiempo, mucho dinero y mucho esfuerzo.

Estás pensando en otra persona todo el tiempo. En tu madre, en tus hijos, en tu hermano, en tu pareja, en tu padre, en tus hijas, en la jefa, en el compañero, en tu ex, en ese con quien te gustaría compartir un proyecto. Y no piensas en ti, porque no tienes tiempo. Porque eso es de egoístas, de malas, de perezosas, de esas a quien no quiere nadie, de esas que se quedan solas, de esas que llega un día que sólo tienen tiempo.

Nadie te lo ha dicho, pero has hecho las cuentas, y tu trabajo vale menos. Ganas menos o curras más, o cobras poco, o lo que tú haces no vale dinero.

Te da más miedo una violación que la muerte, y algunas cosas que han pasado en la cama te han dejado mal cuerpo. Has hecho cosas que no te gustan y has elegido pocas veces cuándo y cómo hacerlo. Te has acostumbrado a las cifras de guerra, y prefieres no enfadarte en vano cada vez que escuchas que “otra” mujer “ha muerto”.

Te han llamado loca, histérica, pesada. Te han dicho que no te enfades, que no grites, que te relajes, que sonrías, que te tapes, que cierres las piernas, que hablas mucho, que pobre del que te aguante, que vaya carácter.

Y tú, algunas veces piensas que esto no es normal, y buscas la complicidad de otras, pero ellas no te miran, porque están cuidando, trabajando, pensando en otras personas, buscando el refrendo ajeno… obedeciendo.

Tu vida no es normal, ni quieres que lo siga pareciendo. El patriarcado es un sistema de dominación que te oprime, nos mata y nos roba el cuerpo.

La buena noticia es que somos muchas, somos la mitad –de hecho-. Ahora que lo sabes, qué vas a hacer al respecto…?